SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL

1961

 

 

 

 

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

A LUZ DE MARÍA

7 DE ABRIL DEL 2012


"Amados Míos, no es tema de sorpresa para los Míos la revelación que desde Garabandal anunció Mi Madre para esta generación.  No olviden que el día y la hora es potestad de Mi Padre y que deben cambiar, encauzar el sendero de la vida y sobre todo dominar los sentidos contaminados por los falsos dioses con los que han tratado de llenar los odres vacíos".


 

 

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

A LUZ DE MARÍA

 22 DE JULIO DEL 2013

 

"NO OLVIDEN QUE ANUNCIÉ TAMBIÉN POR ORDEN DIVINA EN GARABANDAL LOS ACONTECIMIENTOS QUE SE ENCUENTRAN A UN PASO DE ESTA GENERACIÓN".

 

Clara referencia al "Aviso, el Milagro y el Castigo"

 

 

HISTORIA DE LAS APARICIONES DE SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL

 

 

El 18 de Junio de 1961 tuvo lugar la primera Aparición de San Miguel Arcángel en Garabandal, pueblo de la Comunidad de Cantabria España, de nombre completo "San Sebastián de Garabandal", situado a los pies de la histórica Peña Sagra y en las estribaciones de los Picos de Europa. San Miguel se apareció varios días a cuatro niñas Conchita González de 12 años, Jacinta González de 11 años y Maria Dolores Mazón González de 12 años, con el fin de prepararlas para la venida de la Santísima Virgen María en la tarde del domingo 2 de Julio de 1961.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA IMPORTANCIA DE GARABANDAL

 

Hablar hoy de Garabandal en su real magnitud es hablar del futuro de la humanidad, puesto que este santo lugar escogido por Dios fue escenario de una de las apariciones Marianas más prodigiosas y extraordinarias del siglo veinte, no solo por la cantidad y la particularidad de las manifestaciones, sino también por las enseñanzas y el tenor de las profecías que la Santísima Virgen María dio al mundo a través de cuatro niñas. Medio siglo después, Garabandal sigue manteniendo su vigencia en espera del cumplimiento del Aviso y el Milagro anunciados por la Santísima Virgen María.

 

Garabandal puede considerarse un verdadero faro de luz para el mundo, no solo por su pasado inmediato, sino porque su legado marca un sendero para transitar las difíciles vicisitudes de un mundo convulsionado, este pequeño y humilde pueblo ubicado en una zona montañosa del norte de España en donde aun hoy se conservan los valores de antaño, con un profundo sentido religioso y espiritual, atesora los prodigiosos sucesos de la década del 60.

 

Las apariciones de la Santísima Virgen María a las cuatro niñas durante un período ininterrumpido de casi 5 años, contándose alrededor de 2500 apariciones publicas a partir del año 1961, son una demostración profunda y clara del Amor de Dios por la humanidad ya que las mismas comienzan al año siguiente de la fecha límite que la Santísima Virgen había pedido en Fátima que se revelara el “tercer secreto” y se consagrara Rusia a Su Corazón Inmaculado, pedido que en aquel entonces y hasta el día de fecha la Iglesia Católica desestimó.

 

Queda reflejado en este hecho extraordinario la Misericordia de Dios y la preocupación de la Santísima Virgen María por Todos Sus hijos, ya que en esta intervención bajo la advocación de Nuestra Señora del Monte Carmelo anuncia al mundo tres grandes eventos de carácter universal previo a la segunda venida de Cristo.

 

Estos eventos han sido anunciados por otros profetas y rectificados en otras apariciones Marianas y son : EL AVISO , EL MILAGRO y EL CASTIGO o Purificación .

 

Esta Purificación fue profetizada y vivida místicamente por las niñas videntes, dando a conocer que será muy grande, tan grande como jamás la hubo ni la habrá sobre la faz de la tierra y que afectará a toda la humanidad por causa del mismo hombre y de la naturaleza, pero el AVISO universal y el MILAGRO vienen antes para prepararnos y como última oportunidad de conversión.

 

Después del AVISO  muchos profundizaran sobre la existencia de Dios y del amor infinito que nos tiene debido a un contacto personal con Su Naturaleza, aunque respetando las creencias de cada uno, trayendo una profunda conciencia del bien y del mal, en otras palabras se nos quitara parte del velo que tenemos en nuestras almas y luego cada persona decidirá el camino a seguir.

 

El MILAGRO, el cual se dará en Garabandal (y será anunciado por Conchita González 8 días antes) viene poco tiempo después del AVISO para confirmar al mundo que el AVISO vino de Dios y no quede duda de su naturaleza. A partir de ese momento muchos darán importancia a los mensajes dados por la Santísima Virgen pero, como dijo el Santo Padre Pío de Pietrelcina refiriéndose al AVISO y el MILAGRO de Garabandal , "para cuando crean será ya demasiado tarde"...

 

Teniendo en cuenta las proféticas palabras de este santo hombre de Dios y dado la magnitud de dichos eventos profetizados podemos afirmar que Garabandal es una de las piezas mas importantes de lo que llamamos las Apariciones Marianas dado que se vincula directamente al final de una era y nos prepara para eventos de magnitudes universales para dar entrada a una nueva era libre de pecado y sufrimiento en donde reinaran los corazones de Jesús y Maria Santísima.

 

 

 

Es precisamente en estos pinos donde tendrá lugar el gran Milagro que se ha profetizado, que dejará una Señal sobrenatural, permanente y visible.

 

 

 

 

PADRE LUÍS ANDREU, TESTIGO Y VIDENTE DE LA VIRGEN DE GARABANDAL

 

 

El sacerdote jesuita Padre Luís María Andreu fue el primer sacerdote que vio a la Virgen de Garabandal al mismo tiempo que la veían las niñas,  también vio el Milagro que viene. El día que tuvo la dicha de ver a la Virgen y el Milagro, la Virgen le dijo que pronto estaría con Ella en el   Cielo y cuando bajó del pueblo dijo al párroco D. Valentín “Lo que las niñas dicen es verdad”, durante el viaje de vuelta dijo “Para mí ya no hay duda de que lo que dicen las niñas es verdad, qué gracia mas grande me ha dado la Virgen! , qué Madre mas buena tenemos en el Cielo! , hoy es el día mas feliz de mi vida”, y murió poco después  de felicidad y sin dolor alguno. 

 

 

 

EL SANTO PADRE PÍO HABLA DE GARABANDAL

 

 

Fue en el año 1962 que la voluntad de Dios dispuso que su siervo, el estigmatizado Padre Pío de Pietrelcina, se involucrara en los acontecimientos de Garabandal. He aquí cómo.

 

El 3 de marzo de 1962 las cuatro jóvenes videntes, Conchita, Mari Loli, Jacinta y Mari Cruz recibieron una carta anónima en San Sebastián de Garabandal. Este incidente fue reportado por el Dr. Celestino Ortiz, un incuestionable testigo, y sobre él hace un recuento el Padre Eusebio García de Pesquera en su libro "Ella fue Afanosamente a la Montaña"; de aquí tomamos el siguiente aparte:

 

Félix López, un antiguo alumno del Seminario Mayor de Derio (Bilbao) luego profesor de escuela de Garabandal, estaba reunido con algunas personas en la cocina en casa de Conchita. La niña recibió una carta que no entendió, así que le solicitó a Félix que se la tradujera. Estaba escrita en italiano y Félix, después de leerla dijo: «Por su estilo bien podría ser del Padre Pío». Conchita le preguntó si conocía la dirección del Padre Pío y al recibir una contestación afirmativa le pidió que le ayudara a escribirle una carta para dar respuesta a la suya y manifestarle su agradecimiento.

 

Habiendo terminado la carta la dejaron sobre la mesa de la cocina, sin doblarla. Después de un rato, Conchita entró en éxtasis y rezó el Rosario. Al regresar a su estado normal Félix le preguntó: «¿Preguntaste a la Virgen sí la carta era del Padre Pío?» «Sí, y me dio una respuesta secreta para enviarle.» La niña subió a su habitación, regresando poco más tarde con un papel escrito a mano. Delante de todos metió el papel en el sobre, que había ya sido dirigido al Padre Pío por el profesor, sellándolo luego. La carta que había llegado a Conchita, sin firma y sin dirección de regreso pero con estampilla italiana, decía lo siguiente:

 

Mis queridas niñas:

 

A las nueve de la mañana, la Santísima Virgen me encomendó que les dijera lo siguiente: «¡Oh benditas niñas de San Sebastián de Garabandal! Yo les prometo que estaré con ustedes hasta el fin de los siglos y que ustedes estarán conmigo durante el fin del mundo y después, unidos conmigo en la gloria del Paraíso». Estoy enviándoles una copia del santo Rosario de Fátima, que la Virgen me pidió les enviara. El Rosario fue compuesto por la Virgen y debe ser propagado para la salvación de los pecadores y para la preservación de la humanidad de los terribles castigos con los que el buen Dios la amenaza. Les doy un consejo: Recen y hagan que los demás recen porque el mundo está a comienzos de la perdición. No creen en ustedes ni en sus conversaciones con la Dama de Blanco; lo harán cuando ya sea demasiado tarde.

 

 

 

 

En febrero 9 de 1975, el personal de la revista NEEDLES condujo una entrevista grabada con Conchita, durante la cual le preguntaron sobre esta sorprendente carta que se decía había sido dictada por el Padre Pío:

 

P. Conchita, ¿recuerdas algo sobre esta carta?

 

Conchita: Recuerdo haber recibido en el correo una carta dirigida a mí y a las otras tres niñas, Jacinta, Loli y Mari Cruz. Me preguntaba qué contenía y, como no estaba firmada, la metí en el bolsillo hasta que vi a la Santísima Virgen ese día. Cuando se apareció le mostré la carta y le pregunté quién nos la había enviado. La Virgen dijo que era del Padre Pío. Como no sabía quien era el Padre Pío, no pregunté nada más. Después de la aparición conté a la gente sobre la carta; un seminarista que estaba presente me explicó acerca del Padre Pío y de dónde era él. Entonces le escribí una carta diciéndole que me gustaría verle cuando visitase mi país. El entonces me envió una pequeña carta diciendo: «¿Crees que puedo subir por la chimenea?» Yo sólo tenía 12 años en esa época y no sabía nada de los claustros.

 

 

LA VISITA DE CONCHITA AL PADRE PÍO

 

En febrero de 1967, Conchita llegó a Roma con su madre, un sacerdote español, el padre Luis Luna, el Profesor Enrico Medi y la Princesa Cecilia de Borbón-Parma. Había sido llamada allí por el Cardenal Ottaviani, prefecto del Santo Oficio, llamado hoy la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Fue durante esta visita que Conchita tuvo una audiencia privada con el Papa Pablo VI, durante la cual sólo cinco personas estuvieron presentes con el Pontífice. Tenemos sobre esto el confiable testimonio del Profesor Medi, entonces presidente de la Asociación Europea de Energía Atómica y amigo del Papa, y quien era uno de los cinco presentes.

 

Como Conchita tuvo que esperar un día antes de su reunión con el Cardenal Ottaviani, el Profesor Medi sugirió que ya que tenían algo de tiempo libre fueran a San Giovanni Rotondo a ver al Padre Pío.

 

A continuación el recuento de la propia Conchita acerca de la visita, tomado de la entrevista de NEEDLES de 1975:

 

Todos estuvimos de acuerdo, así que salimos para el Monasterio en el auto alquilado del Profesor Medi. Llegamos como a las nueve de la noche y nos dijeron que no podríamos ver al Padre Pío hasta la mañana siguiente en su Misa de cinco.

 

Antes de Misa, el Padre Luna y el Profesor fueron a la sacristía. El Profesor me contó más tarde lo que ocurrió allí. Dijo que el Padre Luna había dicho al Padre Pío que la Princesa de España estaba allí para verle. El Padre Pío dijo entonces al Padre Luna: «No me siento bien y no podré verla hasta más tarde hoy». El Profesor Medi dijo entonces: «Hay otra persona que quiere verlo también. Conchita quiere hablar con usted.» Padre Pío dijo entonces: «¿Conchita de Garabandal? Vengan a las ocho de la mañana».

 

Al llegar, fuimos conducidos a un pequeño cuarto, una celda, que tenía una cama, una silla y una pequeña mesita. Le pregunté al Padre Pío si este era su cuarto y si él dormía ahí, a lo cual respondió: «Oh, no. No pueden ver mi cuarto. Este es un cuarto rico». En ese momento no sabía la clase de hombre santo que era el Padre Pío, como ahora sí lo sé. Entonces yo era muy joven; tenía sólo 16 años.

 

P. ¿Quién estaba en el cuarto contigo?


Conchita: Sólo mi madre, el Padre Luna y un sacerdote del Monasterio que hablaba español y estaba tomando muchas fotos. No recuerdo que la Princesa y el Profesor hubieran estado allí.

 

P. Puedes decirnos ¿qué se dijo durante tu visita al Padre Pío?


Conchita: Sólo recuerdo un poco. Sí recuerdo que el sacerdote que había estado tomando fotos pidió permiso para ello al Padre Pío, quien le respondió: «Has estado tomándolas desde que llegaste».

Recuerdo que tenía el crucifijo besado por Nuestra Señora, y que dije al Padre Pío: «Esta es la Cruz besada por la Santísima Virgen. ¿Quisiera besarla?» Padre Pío tomó entonces el Cristo y lo colocó en la palma de su mano izquierda, sobre el estigma. Tomó entonces mi mano, que colocó sobre el crucifijo, cerrando los dedos de esa mano sobre mi mano; con su mano derecha bendijo mi mano y la cruz. Lo mismo hizo con mi madre cuando ella le dijo que por favor bendijera su rosario, también besado por la Virgen. Yo estuve de rodillas durante todo el tiempo que estuve ante él. Me tomó de la mano, con la cruz, mientras que me hablaba.

 

 

PADRE PÍO Y EL MILAGRO

 

La forma como el Padre Pío se involucró en los eventos de Garabandal fue en parte la causa de que le hubiese sido concedido un privilegio que tan sólo a otra persona [*En la noche del 8 de agosto de 1961, Fr. Luis Andreu S.J. tuvo una visión del Milagro mientras observaba a las videntes en éxtasis en los pinos sobre una colina cerca del pueblo de Garabandal. El Padre Andreu murió a la mañana siguiente durante su regreso a casa.] le había sido. Vio el gran Milagro antes de morir.

 

Una de las profecías de Nuestra Señora en Garabandal en relación con el Milagro fue que el Santo Padre lo verá desde cualquier sitio donde esté, y que el Padre Pío lo vería también. Al morir el Padre Pío en 1968, Conchita quedó perpleja, preguntándose por qué la profecía aparentemente no se había cumplido. Un mes más tarde fue tranquilizada, recibiendo además un regalo precioso.

 

En octubre 16 de 1968, Conchita recibió un telegrama de Lourdes, proveniente de una mujer de Roma a quien Conchita conocía. El telegrama pedía a Conchita ir a Lourdes a recibir una carta del Padre Pío dirigida a ella. El Padre Alfred Combe y Bernard L'Huillier de Francia estaban en ese momento en el pueblo y accedieron a llevar a Conchita y a su madre a Lourdes. Partieron esa misma noche. Con el afán, Conchita olvidó su pasaporte. Al llegar a la frontera fueron detenidos durante seis horas, y sólo gracias a un pasaporte especial, firmado por el Governador Militar de Irun, pudieron pasar la frontera hacia Francia.

 

En Lourdes se entrevistaron con los emisarios del Padre Pío de Italia, entre los cuales estaba el Padre Bernardino Cennamo, O.F.M.  El Padre Cennamo no era realmente de San Giovanni Rotondo, sino que pertenecía a otro monasterio. Era, sin embargo, bien conocido por el Padre Pío y por el Padre Pellegrino; éste último fue quien cuidó al Padre Pío durante sus últimos años y quien transcribió la nota para Conchita dictada por el Padre Pío.

 

El Padre Cennamo dijo a Conchita que no había creído en las apariciones de Garabandal hasta que el Padre Pío le pidió darle el velo que cubriría su cara después de su muerte. El velo y la carta fueron entregados a Conchita, quien preguntó al Padre Cennamo: «¿Por qué la Virgen me dijo que el Padre Pío iba a ver el Milagro y él ha muerto?» El Padre le respondió: «El vio el Milagro antes de morir, me lo dijo él mismo.»

 

Al regresar a casa Conchita decidió escribir sobre el incidente a un amigo en Madrid. De nuevo nos referimos a lo dicho por Conchita en la entrevista de NEEDLES de 1975:

 

Tenia el velo ante mis ojos mientras escribía cuando, de repente, toda la habitación se llenó con una fragancia. Había oído sobre las fragancias del Padre Pío, pero nunca les había dado mayor importancia. El cuarto entero olía con un perfume tan fuerte que comencé a llorar. Era la primera vez que experimentaba esto. Ocurrió después de su muerte.

 

 

 

LA VIRGEN DIJO QUE QUEDABAN TRES PAPAS PARA EL INICIO DEL FIN DE LOS TIEMPOS.

 

Entre los testimonios conocidos, son de resaltar los del Papa Pablo VI, los del Papa Juan Pablo II, los de eminentes médicos, sacerdotes y gentes de todo el mundo entre los que resaltan el santo sacerdote estigmatizado Capuchino Padre Pío de Pietrelcina, que vio y habló con la Virgen de Garabandal desde su celda, los del Dr. Ortiz, el Dr. Puncernau, el Dr. Morales, la Madre Teresa de Calcuta, el P. Royo Marín, el Padre Rodrigo, el Dr. Domínguez, ... se necesitan muchos libros para relatar todos los testimonios de los sucesos.

 

El Padre Lucio Rodrigo Llanos S.J. que fue rector emérito de la Universidad Pontificia de Comillas, en un cuaderno de anotaciones escribió que la Virgen dijo a Conchita que un Papa visitaría Tierra Santa, que un Papa visitaría Fátima y que un Papa visitaría Garabandal. Ya se han cumplido Tierra Santa y Fátima y a su hora también será Garabandal. El Padre Rodrigo dijo que recibió una prueba personal inequívoca de la autenticidad de las Apariciones de la Virgen María en Garabandal.

 

D. Valentín Marichalar que fue párroco de Cosío y Garabandal durante las Apariciones dijo que él no creía al principio pero que después creyó en las Apariciones porque recibió una prueba personal e inequívoca que él mismo había pedido a la Santísima Virgen María.

 

Monseñor Joao Pereira Venancio que fue Obispo de Leiría-Fátima dijo que “el Mensaje dado por la Santísima Virgen María en Garabandal es el mismo que antes dio en Fátima, adaptado a nuestro tiempo. La Bendita Virgen no pudo decir en Fátima en 1917 sobre la crisis del sacerdocio y la crisis doctrinal, especialmente la Eucaristía, porque no existían tales crisis en ese entonces, por ello lo dijo luego claramente en Garabandal”.

 

Dice Monseñor Venancio “Es Garabandal extraordinario en sus perfiles proféticos, porque es la primera vez que un Milagro coincidirá con un gran evento en la Iglesia, lo cual tendrá como consecuencia que el carácter profético de Garabandal sea inmenso”.

 

D. Juan Antonio del Val que fue Obispo de Santander desde diciembre de 1971 durante veinte años, fue testigo personal y miembro de la Comisión investigadora de los sucesos de Garabandal. Monseñor del Val dijo en 1988 ante las cámaras de la televisión cántabra: “Estoy abierto a toda información, a toda consideración sobre Garabandal, y en este sentido quiero continuar; lo que he hecho ahora es autorizar a los Sacerdotes para que suban a Garabandal y celebren allí la Eucaristía, anteriormente prohibido por las notas que dieron mis antecesores”.

 

D. Juan Antonio del Val promovió un estudio para que se examinaran con mayor profundidad los sucesos de Garabandal. Este estudio fue enviado a la Congregación para la doctrina de la Fe.

 

El 30 de Mayo de 1983 el Doctor Luis Morales Noriega, señalado por el Obispo Administrador Apostólico D. Doroteo Fernández como médico principal en la Comisión investigadora de las Apariciones, se retractó de su anterior opinión negativa y  reconoció la autenticidad de las Apariciones de la Virgen María en Garabandal durante una conferencia que dio en el Ateneo de Santander con una gran afluencia de público y con permiso del Obispo de Santander.

 

Anteriormente el Dr. Morales había vivido en el hospital de Valdecilla en Santander unos sucesos que le conmovieron profundamente: la enfermedad de su esposa de un cáncer en que, después de muchos dolores, durante el último mes de vida recuperó la paz interior por medio de un Crucifijo besado por la Santísima Virgen en Garabandal, recibió los Santos Sacramentos y murió con una gran paz. 

 

Este crucifijo había sido entregado por la Sra. María Herrero a D. Antonio Francisco Bonín Cavero que también estaba enfermo de un cáncer terminal al mismo tiempo que la esposa del Dr. Morales. Cuando todo ya estaba en un proceso terminal para Antonio, el médico que hacía las últimas pruebas exclamó “lo que está sucediendo a Antonio es un milagro”. En efecto, Antonio fue  curado milagrosamente y poco después ya estaba de vuelta en su casa. Ambos sucesos conmovieron profundamente al Dr. Morales, que fue testigo de ellos. Una vez mas se cumplían las palabras de la Virgen: por los besos que he dado “Mi Hijo, hará prodigios”.

 

El Cardenal Ottaviani prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en tiempos de las Apariciones, dijo a la vidente Jacinta González que el creía en las Apariciones de Garabandal pero que había que tener mucha paciencia y rezar mucho. De la misma Congregación, monseñor Philippi declaró que “el hecho de que el Padre Pío, reconocido por su virtud, sabiduría y adhesión a la Santa Sede, apruebe estas Apariciones y aliente a las cuatro videntes a propagar el Mensaje de la Santísima Virgen, es una gran prueba de la veracidad de las Apariciones de la Virgen María en Garabandal”.

 

 

LOS PAPAS JUAN XXIII Y JUAN PABLO II HABLAN DE GARABANDAL

 

El Papa Juan XlII pidió a su secretario personal, Monseñor Stanislaw Dziwisz, de escribir a D. Albrecht Weber, autor del libro alemán sobre Garabandal , donde le dice "Que Dios te recompense por todo. Especialmente por el profundo amor con que estás dando a conocer los sucesos relacionados con Garabandal. Que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de que sea demasiado tarde. Como expresión de gozo  y gratitud el Santo Padre te da su Bendición Apostólica."  El Papa Juan Pablo II añadió un saludo personal con su letra y firma. La referencia a "que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de que sea demasiado tarde" se debe a los tiempos difíciles que vienen para la Iglesia y el Mundo que darán lugar al Aviso, por lo que hemos de tratar de evitarlos o aminorarlos cumpliendo el Mensaje. Del mismo modo que todo lo que dijo la Virgen en aquellas fechas se cumplió, todo lo que dijo para nuestro tiempo se cumplirá, gentes de todo el mundo suben a Garabandal, tantas curaciones y milagros tanto en los cuerpos como en las almas señalan a estos hechos como obra de SOLO DIOS.

 

Como dijo Benjamín Gómez, después de salir de su lecho de muerte, la Virgen lo curó al instante y se le apareció a los pies de su cama, no sabia explicar las maravillas que sintió y dijo "el Cielo y la tierra nada, nada, tienen que ver lo uno con lo otro", refiriéndose a que con ninguna cosa humana o imaginable podía explicar lo que vivió. Se convirtió, vivió en Gracia de Dios, dio a conocer a muchos las Apariciones. Los mensajes que nos dio la Virgen por medio de las niñas videntes son claros y sencillos, lo que aquellas almas sencillas y humildes debían saber, y por ellas el mundo entero. Lo mas importante de estas Apariciones es cumplir y dar a conocer al mundo los mensajes que la Virgen María dio para que el Mundo entero se convierta. La Virgen dijo a Conchita: "No te preocupes, mi Hijo hará todo", porque todo lo que viene no es obra humana sino de Dios.

 

 

 

 

 

 

MENSAJES DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN EN  SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL

 

 

 

PRIMER MENSAJE  

18 de Octubre de 1961

 

Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia.

Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia pero antes tenemos que ser muy buenos.

Si no lo hacemos nos vendrá un Castigo.

Ya se está llenando la copa y si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande

 

 

SEGUNDO MENSAJE

18 de Junio de 1965

 

La Virgen me dijo:  me da mucha pena decíroslo yo, pero os lo tengo que decir para vuestro bien.

Por esta causa fue el Arcángel San Miguel quien lo dijo a Conchita en la tarde del día 18 de Junio de 1965

 

El Arcángel a dicho:

 

Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de Octubre, os diré que éste es el último .

Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebozando.

Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas mas almas.

La Eucaristía cada vez se le da menos importancia.

Debéis evitar la ira del buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos.

Si le pedís perdón con alma sincera El os perdonará.

Yo Vuestra Madre, por intercesión del Arcángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis.

Ya estáis en los últimos avisos.

Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación.

Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos.

Debéis sacrificaros mas, pensad en la pasión de Jesús.  

 

 

 

 

GARABANDAL Y EL "SECRETO DE FÁTIMA"

 

La tercera parte del mensaje de Fátima no se dio a conocer en 1960 como así tampoco el pedido de consagrar a Rusia al Corazón inmaculado de María, tal como Lucia lo pidió de parte de la Virgen. Quizás ante la negativa respuesta al pedido de la Santísima Virgen es que el Cielo se hace presente en Garabandal en el año siguiente (1961) a decirnos sus Mensajes.

 

 

 

 

LA VIRGEN DE FÁTIMA SE DESPIDIÓ DE LOS PASTORCITOS CON ESTAS PALABRAS

"HASTA SAN SEBASTIÁN DE ESPAÑA"

 


 

Monseñor João Pereira Venancio, Obispo de Fátima, dijo que la Santísima Virgen se despidió en Fátima como Nuestra Señora del Carmen y que tuvo noticias de esta frase, "hasta San Sebastián de España", de un libro carmelitano publicado en Brasil hacia los años de 1930, pero que no se dio cuenta de su significado hasta que conoció las Apariciones de San Sebastián de Garabandal. Monseñor João Pereira Venancio considera a las Apariciones de Garabandal como una continuación de las Apariciones de Fátima.

 

Lo explica el Padre Alipio en una carta al Sr. Obispo de Santander.

 

Sao Paulo, 20 de diciembre de 1990.

 

Excmo. y Rvmo. Sr. Obispo de Santander D. Juan Antonio del Val:

 

El abajo firmante, P. Alipio Martínez Fernández CSA, y los esposos Egesipo Campos Meireles y Civa Silva Campos, considerando una obligación de conciencia, reparan el silencio inconsciente que guardamos algunos años ante la Autoridad Eclesiástica competente sobre la existencia y lectura habitual de un libro de las apariciones en Fátima, donde la Virgen se despide hasta su siguiente aparición en "Sao Sebastiao da Hespanha".

 

Considerando que debemos a la Santísima Virgen el testimonio de lo que vimos en ese libro sobre los términos con que se despidió de los videntes, ha resuelto comunicarlo a su Rvma, por medio de esta declaración, hecha en conciencia y totalmente fiel a los hechos.

 

Primero:

Que con ocasión de organizar pastoralmente la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima de la ciudad de Colania, Estado de Golás, Brasil, desde 1955, se adquirieron ese año varios libros sobre las apariciones y mensajes de la Virgen María en Fátima, unos comprados y otros donados por miembros de la colonia portuguesa. Con ellos preparábamos la catequesis acerca de los mensajes para las familias que pedían la visita domiciliaria de la Imagen Peregrina, que quedó en dicha parroquia al finalizar su segunda etapa de visitas al Brasil.

 

Segundo:

Que uno de esos libros llamó singularmente la atención de todas las personas que lo leyeron, particularmente la mía y la de los esposos Egesipo y Diva, quienes cuidaban de la imagen, organizaban las visitas e impartían la mayoría de las veces la referida catequesis.

 

Era un libro en lengua portuguesa, en rústica, de papel ya resecado, el más antiguo de cuantos usamos, escrito con la ortografía anterior a la reforma del 1931. Se leía que Nuestra Señora la Virgen María decía a los videntes en su despedida del 13 de octubre de 1917:

"até Sao Sebastiao da Hespanha".

 

Por causa de esta frase muchas veces me preguntaron qué San Sebastián era aquél. Entonces yo sólo conocía a San Sebastián de Guipúzcoa, y eso es lo que les respondía. En aquellos años, de 1955 a 1959 no percibí el valor profético de esas palabras de despedida de Nuestra Señora, y transferido de Parroquia me despreocupé.

 

Tercero:

Que creemos que el libro que nos causó ese impacto fue "Episodios maravilhosos de Fátima", el que más usábamos y el que más tiempo estuvo a mi disposición por una atención especial de Egesipo y Diva, pues fueron ellos los descubridores de la referida frase, y los que habían recibido el libro de una familia portuguesa. El doctor Marchí, en su obra "Era uma Mulher mais Bela que o Sol", atribuye ese titulo de "Episodios maravilhosos de Fátima" al Dr. Formigao, y dice que fue escrito en 1921.

 

Cuarto:

No conservamos dicho ejemplar, porque de la media docena de títulos que quedaron en la biblioteca parroquial, hoy sólo queda "Era uma Mulher mais Bela que o Sol". Los otros guardados por los esposos mencionados, en 1964, Doña Diva los dejó bajo custodia de una familia y los libros desaparecieron, al usar esta familia el estante para libros de otra índole.

 

Quinto:

En julio de 1967 acompañé al agustino Padre John Kelly a Garabandal y, al llegar al pueblo, leí en la placa del estrecho camino "San Sebastián de Garabandal". Súbitamente recordé las palabras antes referidas "ate Sao Sebastiao da Espanha", aquel pueblo era el "San Sebastiao de Espanha", de la despedida de la Virgen, contada en el libro que ya he indicado.

 

Yo había pasado en Chile cuatro años hasta los últimos días de 1965 y nunca oí mencionar el nombre de "San Sebastián" de Garabandal. Sólo oí mencionar Garabandal a su compañero en 1962 estando en Valencia de salida para Chile.

 

Ante la sorpresa de encontrarme en el "San Sebastiao" maravilloso de Fátima y, a raíz de este viaje, escribí a los esposos Egesipo y Diva, contándoles que había estado en "San Sebastiao de Espanha" y les envié varios folletos de las Apariciones de la Virgen, vestida del Carmen, en Garabandal.

 

Los comentarios con los amigos fueron conocidos por el Padre dominico François Turner y sus cartas han despertado mi conciencia y la de mis amigos brasileños, Egesipo y Diva, que también están dispuestos a firmar esta declaración, porque ellos fueron los primeros testigos de la existencia de la despedida de la Virgen, según el libro, "até Sao Sebastiao da Espanha".

 

Firmado: Padre Alipio Martínez Fernández, CSA.

 

 

 

EL PAPA, LOS SACERDOTES, RELIGIOSOS Y FIELES

 

Ha habido cierta polémica, sobre todo por el contenido del Segundo Mensaje, de la actitud de la Virgen respecto a los Sacerdotes y la Jerarquía en general. Lo cierto es que Garabandal es la exaltación del Sacerdocio, la Eucaristía, la Vida Religiosa y la ternura de una Madre para con todos sus Hijos y Fieles, creyentes o no. Medítese el contenido de alguna de estas frases que dijo a las niñas  Si vieseis a un Sacerdote y a un Ángel, saludarías primero al Sacerdote... La Virgen se alegraba mucho cuando algún Sacerdote subía a Garabandal.  La Santísima Virgen tenía especial atención por los Sacerdotes y aunque viniesen de paisano las Niñas por medio de la Virgen lo sabían y acudían a ellos. Esto mismo sucedía también con los religiosos, religiosas y los fieles en general, todo el mundo es testigo de los prodigios que a diario sucedían.

 

La Santísima Virgen decía "también los pecadores son mis Hijos" atendía a todos y cada uno de los que sinceramente la invocaban, como siempre lo hace.  El Papa Pablo VI tras conocer detalladamente los hechos dio su aprobación a los que subían a estas Apariciones, anulando por decreto anteriores prohibiciones.

 

La Virgen dijo que el Papa verá el Milagro desde donde esté. También dijo la Virgen que un Papa visitaría Tierra Santa, que un Papa visitaría Fátima y que un Papa visitaría Garabandal.

 

En aquellas fechas los Papas en pocas ocasiones salían de Roma y actualmente ya se han cumplido Tierra Santa y Fátima y siempre se ha cumplido lo anunciado por la Virgen, es claro que a su hora un Papa visitará Garabandal.

 

Son muchos los Sacerdotes, Obispos y Cardenales que creen en Garabandal, y son muchos los frutos con que Dios bendice las obras que se hacen por Amor a su Madre, en especial los que guardan relación con estas Apariciones. Gladys, esposa del Dr. Domínguez, fundó una asociación, con el Obispo Francisco Garmendia como director, que tiene la aprobación de los Obispos, y el Papa y se llama "Esclavos Carmelitas Penitentes por los Sacerdotes", con el carisma de San Luis María Grignon de Montfort como guía. Gladys, a la vista de lo que dijo Conchita, que en sus Apariciones, la Virgen María le pedía rezar por los Sacerdotes, tuvo una inspiración de buscar madrinas entre religiosas y laicos que ofreciesen oraciones y sacrificios por los sacerdotes. Para el Obispo Garmendia y otros muchos Obispos y Sacerdotes, las Apariciones de Garabandal son de origen sobrenatural y de la máxima importancia, sometiendo todo su criterio a la decisión última que en su día dará la Iglesia, ya que en el caso de Apariciones proféticas, con profecías ya cumplidas y otras en espera de su cumplimiento, según el Concilio de Letrán, el Papa es el único juez.

 

 

LAS FECHAS DEL AVISO Y EL MILAGRO

 

Todo el mundo se pregunta cuando viene el Aviso y el Milagro. Lo cierto es que solo Conchita conoce la fecha del Milagro, ya que la Virgen le dijo que será un jueves y le dijo también el día, el mes y el año para que lo anunciase al mundo ocho días antes. Sobre esto ha habido confusión ya que se ha dicho que mas gente sabe por ella la fecha del Milagro, pero no es así, lo mas que ella ha dado conocer privadamente son circunstancias del día del Milagro, como el acontecimiento muy importante para la Iglesia que coincidirá con la fecha del Milagro y que el Papa verá el Milagro desde donde esté.

 

Todo lo que se dice sobre fechas que se vienen dando son solo especulaciones. La Virgen dijo que habrá permiso oficial para que los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas suban a Garabandal, un tiempo antes del gran día del Milagro. La Virgen María dijo que, antes del Milagro, el Obispo que esté en Santander, recibirá una prueba personal para que dé permiso Oficial a los Sacerdotes de subir y en esas fechas se retirarán todas las notas negativas.

 

Urge mucho que se haga la Oración y Penitencia que tanto nos pide la Santísima Virgen María en sus Mensajes. El santo sacerdote estigmatizado Padre Pío de Pietrelcina conocía personalmente las Apariciones de Garabandal de sus conversaciones personales con la Virgen María y escribió en vida a Conchita diciéndole entre otras cosas "no creerán en vuestras Apariciones y cuando crean será demasiado tarde".

 

Ya en 1965 el Arcángel San Miguel dijo "la Copa está ya rebosando", por los pecados del mundo, señal apocalíptica que hizo decir a la Virgen que "no esperamos el Castigo, pero sin esperarlo vendrá si no se deja de ofender a Dios". La Santísima Virgen le dijo a Conchita que poco antes del Milagro muy poca gente creerá en Garabandal.

 

 

 

 


 

 

 

EL SÁBADO 13 DE NOVIEMBRE DE 1965, CONCHITA TUVO SU ÚLTIMA APARICIÓN EN GARABANDAL

 

Escribe   Conchita: Estando un día en la iglesia, la Virgen me ha dicho en una locución que la vería el 13 de Noviembre en los Pinos. Me dijo que esto seria una aparición especial para besar objetos religiosos y repartirlos después, ya que tienen gran importancia. ¡Yo estaba con grandes deseos de que llegase ese día, para volver a ver a quien ha sembrado en mí la felicidad de Dios! Estaba lloviendo, pero a mi no me importó. Subí a Los Pinos y llevaba conmigo muchos rosarios que hacía poco me los habían regalado para repartirlos; y ,como me había dicho la Virgen en la locución, los llevé para que los besara.

 

Subiendo sola a Los Pinos iba diciéndome, como muy arrepentida de mis defectos, que  no caería más en ellos, porque me daba apuro presentarme delante de la Madre de Dios sin quitarlos. Cuando llegué a Los Pinos empecé a sacar los rosarios que llevaba; y estándoles sacando, oí una voz muy dulce, la de la Virgen, que se distingue entre todas, y me llamaba por mi nombre. Yo le he contestado: ¿Que? y en ese momento la he visto con el Niño en brazos.

 

Venía vestida como siempre y muy sonriente. Yo le he dicho: "Ya he venido a traerte los rosarios para que los beses." Y Ella me ha dicho."Ya lo veo." Yo traía masticando un chicle, pero cuando la estaba viendo dejé de masticarlo y lo he puesto en una muela. Y Ella ha notado que lo traía, y me ha dicho: "Conchita, ¿por qué no dejas tu chicle y lo ofreces como un sacrificio por la gloria de mi Hijo?" Y yo con vergüenza, me lo he sacado y tirado en el suelo.

 

Después me ha dicho: "¿Te acuerdas de lo que te dije el día de tu santo de que sufrirás mucho en la tierra?, pues te lo vuelvo a decir. Ten confianza en Nosotros y lo ofrecerás con gusto a Nuestros Corazones, por el bien de tus hermanos. Porque así estarás más unida a Nosotros." Yo le he dicho: "Que indigna soy, Oh Madre nuestra, de tantas Gracias recibidas por Vos, y todavía venir hoy a mi para sobrellevar la pequeña cruz que ahora tengo".

 

Ella me ha dicho: "Conchita, no vengo solo por ti, sino que vengo por todos mis hijos, con el deseo de acercarlos a Nuestros corazones". Y me ha pedido: "Dame, para que pueda besar todo los que traes". Y se lo he dado.  Llevaba conmigo una Cruz y la ha besado, y después me ha dicho: "Pásala por las manos del Niño", y yo lo he hecho y El no ha dicho nada. Yo le he dicho: "Esta Cruz la llevaré conmigo al convento", pero no me ha dicho nada. Después de besarlos me ha dicho: "Mi Hijo por medio de este beso que yo he dado aquí, hará prodigios, repártelos a los demás", claro, yo así lo haré. Después de esto me ha pedido le diga las peticiones para los demás, que me habían encomendado. Y yo se las he hecho. Y me ha dicho: "Dime, Conchita, dime cosas de mi hijos, a todos los tengo bajo mi manto." Yo le he dicho: "Es muy pequeño, no cabemos todos".

 

Ella se ha sonreído. "¿Sabes, Conchita, por qué no he venido yo el 18 de Junio a darte el Mensaje para el mundo? Porque me daba pena decíroslo yo, pero os lo tengo que decir para bien vuestro y gloria de Dios si lo cumplís. Os quiero mucho y deseo vuestra salvación para reuniros en torno del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¿Verdad, Conchita, que tu me responderás?" y yo le he dicho: "Si estuviese siempre viéndote, sí; pero si no, no lo se, porque soy muy mala.", "Tu pon de tu parte todo y Nosotros te ayudaremos, como también a mis hijas, Loli, Jacinta y María Cruz" Ha estado muy poco. También me dijo: "Será la última vez que me veas aquí, pero estaré siempre contigo y con todos mis hijos." Después añadió: "Conchita, ¿Por qué no vas a menudo a visitar a mi Hijo al Santísimo. Por qué te dejas llevar por la pereza, no yendo a visitarle cuando Os está esperando de día y de noche?"

 

Como ya he escrito, estaba lloviendo mucho, y la Virgen y el Niño no se mojaban nada. Yo, cuando los estaba viendo no me daba cuenta de que llovía, pero cuando dejé de verlos estaba mojada. Yo he dicho: "¡Ay, que feliz soy cuando os veo! ¿Por qué no me llevas contigo ahora?" Y me ha contestado: "Acuérdate de lo que te dije el día de tu santo, al presentarte delante de Dios tienes que mostrarle tus manos llenas de obras hechas por ti en favor de tus hermanos y para gloria de Dios, y ahora las tienes vacías"...

 

Y nada más. Se ha pasado ese feliz rato que he pasado con mi Mamá del Cielo y mi Amiga, y con el Niño. Los he dejado de ver pero no de sentirlos. De nuevo han sembrado en mi ánimo una paz y una alegría y unos grandes deseos de vencer mis defectos para conseguir amar con todas mis fuerzas, a los Corazones de Jesús y de María, que tanto nos quieren. Anteriormente, la Virgen me ha dicho que Jesús no mandaba el Castigo para hacernos sufrir sino para reprendernos de que no le hacemos caso y por ayudarnos. Y el Aviso nos lo manda para purificarnos, para hacernos ver el Milagro con el cual nos muestra claramente el amor que nos tiene; y por eso el deseo de que cumplamos el Mensaje.

 

Durante las Apariciones el Ángel venia a darle la Comunión cuando no había Sacerdotes en el Pueblo. Le decía el Ángel: "Reza el -Yo pecador- y piensa que vas a recibir a Dios", después le daba la Comunión con gran veneración y después de la Comunión rezaba con ella la Oración “Alma de Cristo santifícame , Cuerpo de Cristo sálvame, ....” y finalmente le decía la Virgen, de escuchar a Jesús, darle gracias, pedirle, decirle todo. Conchita se admiraba de que la Virgen se preocupase de las cosas mas pequeñas de su vida como también lo hace con todos sus Hijos en la tierra.

 

 

 

 

 

PADRE PÍO Y JOEY LOMANGINO

 

En 1947 Joey Lomangino perdió la vista y el olfato en un absurdo accidente que le cortó el nervio óptico y el olfativo. Luego de un prolongado y penoso período de reajuste, salió triunfante convertido en un prestante hombre de negocios, pero muy cansado por el esfuerzo y el exceso de trabajo. Su médico le sugirió que tomara unas vacaciones en Europa, así que salió de su casa en Lindenhurst, Nueva York, con algunos familiares a visitar a su tío en el sur de Italia.

 

 

 

 

Joey no era practicante en aquellos tiempos, y fue sólo para complacer a su tío que accedió a un largo viaje en auto, el cual concluyó en San Giovanni Rotondo donde vivía el Padre Pío. Joey no sabía nada del Padre Pío en aquel entonces, y ciertamente no esperaba tener un encuentro personal con él. Al terminar la Misa se encontró en un cuarto con otros hombres que esperaban recibir la bendición del Padre Pío cuando éste pasara por allí. Joey recuerda los hechos:

 

Cuando el Padre Pío entró en la habitación todos nos arrodillamos para recibir la bendición. Entró por el costado izquierdo del cuarto y lo atravesó por el frente. Oí movimiento de rodillas, sin saber qué pasaba. De repente, el Padre Pío puso sus brazos sobre mí. Me besó en la frente y me dijo: «¡Joey, me alegro tanto de verte!» Fue mi tío quien me dijo que era el Padre Pío quien me abrazaba; yo no sabía qué decir, pues había sido casi el último en entrar, y nadie sabía que yo iba a ir, ni yo mismo.

Joey quedó profundamente impresionado. No pudo regresar en 1962, pero lo hizo en 1963. En esta ocasión decidió ir a confesarse con el Padre Pío.

 

Fuí a ver al Padre Pío al confesionario, arrodillándome en el reclinatorio. El Padre Pío estaba sentado frente a mí. Me tomó de la mano, cosa que me impactó por su contraste con el confesionario americano, con páneles entre el sacerdote y el penitente. Me dijo entonces: «Joey, confiésate». Para ser muy franco, encontré esto muy embarazoso pues no estaba llevando una vida correcta. Estaba confundido y no sabía qué decir. Entonces el Padre Pío me dijo en italiano: «Confiésate». Pero de nuevo no encontraba palabras qué decirle.

 

Entonces, en perfecto inglés, me dijo: «Joey, ¿recuerdas cuando estuviste en un bar con una mujer de nombre Bárbara? ¿Recuerdas los pecados que cometiste?» Y, en perfecto inglés, me recordó los sitios donde había estado, las personas con las que había estado, y los pecados que había cometido. Sudando de angustia, tuve la gracia de reconocer que valía la pena soportar todo eso si ello significaba volver a ser feliz.

 

Realmente creía que el Padre Pío podría ayudarme. Cuando llegó al fondo de lodos mis pecados, después de lo que me pareció como un millar de años, me dijo en italiano: «¿Estás arrepentido?» Y yo contesté: «Si, lo estoy, Padre Pío».

 

Al darme la absolución, los ojos comenzaron a rodarme en la cabeza. Me restregué los ojos con las manos, mientras la cabeza me daba vueltas y más vueltas. De repente, mi mente se aclaró total y completamente. Entonces puso su mano estigmatizada sobre mis labios y yo besé los estigmas. Me dio entonces un ligero golpe en la cara y me dijo en italiano: «Joey, un poco de paciencia y coraje y vas a estar bien».

 

Tenía 33 años y me sentía de 16. Tenía el firme propósito de enmendar mi vida. Estaba arrepentido de todos los pecados que había cometido durante mi vida. Me sentía tan bien, tan limpio, que no quería siquiera involucrarme con nadie por miedo a perder la gracia recibida por sólo hablar con alguien.

Pero había aún otra gracia más preparada para Joey mientras se arrodillaba con otros hombres para recibir la bendición del Padre Pío.

 

Cuando sufrí el accidente en 1947, perdí no sólo la vista sino el sentido del olfato. Al arrodillarme para recibir la bendición, quedó atónito al percibir la fragancia de rosas que venía de la sangre en sus manos. Me eché hacia atrás contra la pared y levanté los brazos para protegerme, pues no sabía qué pasaba. El Padre Pío bajó mis brazos y me dijo en italiano: «Joey, no tengas miedo», y me tocó en el puente de la nariz, devolviéndome el sentido del olfato después de estar sin él desde el día del accidente, en junio de 1947, hacía 16 años.

 

Joey estaba sobrecogido de paz y alegría y no quería abandonar San Giovanni Rotondo. Sin embargo, su compañero de viaje, Mario Corvais, le recordó su compromiso de pasar parte de sus vacaciones en un sitio llamado Garabandal.

 

Cuando Mario me recordó que teníamos que irnos para Garabandal le dije: «Mario, ¿cómo sabemos que es verdad? Tal vez no es una aparición verdadera; tal vez es un truco del demonio para hacerme perder las gracias que acabo de recibir. Vamos a preguntarle al Padre Pío».

 

Siempre fuimos objeto de una muy calurosa bienvenida por parte de los sacerdotes donde el Padre Pío. Fuimos donde ellos y les dije: «Me gustaría hablar con el Padre Pío, ¿está bien?» Y el sacerdote me contestó: «Ah, bueno, Joey». Así que hizo los arreglos necesarios y volvimos de nuevo más tarde para reunimos con él en el claustro.

 

Al arrodillarme frente a él, dije »Padre Pío, ¿es cierto que la Virgen se está apareciendo a cuatro niñas en Garabandal?».. Y él dijo: «Sí.» Entonces le dije: «Padre Pío, ¿debo ir allá?» Y el respondió; «Sí. ¿Por qué no?» Y así es como pasó. Fue debido a que el Padre Pío me aseguró que la Virgen se estaba apareciendo allá, y me permitió ir, que no tuve más miedo y fui.

 

Después de esa primera visita a Garabandal en 1963, Joey Lomangino hizo muchas más. Se hizo amigo de Conchita y de las demás videntes, y al regresar a los Estados Unidos comenzó a difundir la historia del Padre Pío y de las apariciones de Garabandal. En 1968 fundó la organización de los Trabajadores de Nuestra Señora del Monte Carmelo (The Workers of Our Lady of Mount Carmel), la organización que publica este folleto.

 

 

 

ENTREVISTAS

 

 

Desde que las apariciones de Garabandal terminaron en 1965, las videntes: Conchita, Mari Loli y Jacinta han concedido entrevistas de vez en cuando. En esas entrevistas, las videntes han revelado lo que les está permitido decir acerca del futuro: "El Aviso a todo el mundo y "el Gran Milagro " que se avecinan". En estas entrevistas, aunque muchas veces se les hacen las mismas preguntas acerca de ambos acontecimientos, sucede con frecuencia que sale a relucir nueva información o se vislumbran nuevas perspectivas. Teniendo esto presente y animados por el deseo de obtener una imagen más completa, basada en lo que se sabe del Aviso y del Milagro, hemos recopilado todas las entrevistas a nuestra disposición evitando, claro está, las repeticiones innecesarias. A continuación, publicamos el resultado de nuestras investigaciones, disponiendo en orden cronológico las distintas entrevistas.

[Conchita en 1961, al principio de los acontecimientos y tal como es ahora, fotografiada en el patio de su casa en Nueva York, a unos pocos metros de la parte posterior de la parroquia local. Conchita y su marido, Patrick, tienen cuatro hijos.] 

 

EL AVISO

 

 

Conchita Gonzalez

 

14 de Septiembre de 1965 [Our Lady Comes to Garabandal, por Joseph A. Pelletier,A.A.,pp. 148-149.]

 

P. ¿Será el Aviso algo visible o algo que sentiremos interiormente, o ambas cosas?

R. El Aviso es algo que viene directamente de Dios y podrá verse en todo el mundo, dondequiera que uno esté.

P. ¿Revelará el Aviso los pecados de cada uno en el mundo, sea cual fuere su fe, e incluso a los ateos?

R. Sí, el Aviso será como una revelación de nuestros pecados, y será visto y experimentado tanto por creyentes como por no creyentes y por personas de todas las religiones.

P. ¿Es verdad que el Aviso hará que muchas personas recuerden a los muertos?

R. El Aviso es como una purificación para prepararse para el Milagro. Es también una especie de catástrofe. Hará que pensemos en los muertos, es decir, que preferiremos estar muertos antes que experimentar la vivencia del Aviso.

P. ¿Reconocerá y aceptará el mundo el Aviso como señal directamente enviada por Dios?

R. Sin duda; por eso creo que es imposible que el mundo esté tan endurecido que no cambie.

 

 

 

Octubre, 1968 [OurLady Comes to Garabandal, pp. 149-150.]

 

P. Algunas personas dicen que posiblemente el Aviso sea un fenómeno natural, pero que Dios se valdrá de él para dirigirse a la humanidad. ¿Es esto cierto?

R. El Aviso es algo sobrenatural que la ciencia no podrá explicar. Podrá verse y sentirse.

P. Conchita ¿puedes explicar la afirmación de que durante el Aviso nos conoceremos a nosotros mismos y los pecados que hemos cometido?

R. El Aviso será la corrección del a conciencia del mundo.

P. ¿Y qué puedes decimos de las muchas personas que no conocen a Cristo; cómo comprenderán ellas el Aviso?

R. Los que no conocen a Cristo (los que no son cristianos), creerán que es un Aviso de Dios.

 

 

1973 [GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]

 

P. ¿Qué ocurrirá el día del Aviso?

R. Lo más importante de ese día es que todas las personas del mundo verán una señal, una gracia o un castigo en el interior de sí mismas -en otras palabras, un Aviso. Se hallarán completamente solos en el mundo en ese momento, independientemente de donde estén, a solas con su conciencia y ante Dios. Verán entonces todos sus pecados y lo que sus pecados han provocado.

P. ¿Lo sentiremos todos al mismo tiempo?

R. Sí, al mismo tiempo.

P. ¿Cuánto durará: media hora, una hora?

R. Sinceramente, no lo sé. Creo que cinco minutos serían suficientes.

P. ¿Cómo lo sentiremos?

R. Todos lo sentiremos de distinto modo porque dependerá de la conciencia de cada uno. El Aviso será muy personal, por ello todos reaccionaremos de distinto modo. Lo más importante ha de ser reconocer nuestros propios pecados y sus funestas consecuencias. Tendrás una visión del Aviso distinta de la mía, porque tus pecados son distintos de los míos.

P. ¿Me sucederá algo por causa de mis pecados? Quiero decir, ¿sufriré daños físicos por causa de mis pecados?

R. No, a menos que sea consecuencia de la impresión producida, por ejemplo, un ataque al corazón.

P. Es decir que no causará daños físicos sino que consistirá en comparecer ante Dios, solo con mis pecados. ¿Y mis buenas acciones, las veré también?

R. No. Será sólo un Aviso para ver las consecuencias de nuestros pecados. Será también como una purificación antes del Milagro, para ver si con el Aviso y el Milagro nos convertimos (el mundo entero).

P. Entonces ¿este Aviso puede producirse en cualquier momento?

R. Sí, pero no sé en qué fecha ocurrirá.

[Cuando algunas veces entraban en éxtasis, las cuatro niñas se dejaban caer de rodillas sobre un sendero pedegroso con un golpe resonante, pero jamás mostraron señales de cortes o contusiones. Durante los períodos de éxtasis, muchas veces adoptaban unas posturas incómodas o desgarbadas que mantenían horas y horas, tal y como se ve aquí a Conchita, a la izquierda.]

[Jacinta en éxtasis. Con las cabezas echadas atrás y los ojos abiertos, las videntes aparecían completamente absortas sin darse cuenta de la muchedumbre que les rodeaba. Sus expresiones con frecuencia reflejaban la seriedad de los mensajes que recibían de Nuestra Señora. Las niñas fueron sometidas a varias pruebas, durante los momentos de éxtasis, por parte de eminentes médicos y psicólogos españoles, que llegaron a la conclusión de que no había ninguna posible explicación humana de los fenómenos observados.]

 

 

Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

 

P. ¿Cuándo te enteraste por primera vez del Aviso y quién te lo dijo?

R. Lo único que recuerdo claramente es que fue la Virgen quien me lo dijo.

P. ¿Quisieras repetimos lo que sabes del Aviso?

R. Lo que recuerdo ahora es que la Virgen me dijo que antes del Milagro, Dios nos enviará un Aviso para purificarnos o preparamos para ver el Milagro, para que así podamos recibir la gracia suficiente para cambiar nuestras vidas y orientarlas hacia Dios. Me dijo en qué consistiría el Aviso, pero no la fecha. No me está permitido decir en qué consiste, pero sí puedo decir cómo será más o menos. Es un fenómeno que será visto y sentido en todas partes del mundo; siempre pongo por ejemplo dos estrellas que chocan entre sí. Este fenómeno no producirá daño físico pero nos espantará, porque en ese preciso instante veremos nuestras almas y el daño que hemos hecho. Será como si estuviéramos agonizando, pero no moriremos por sus efectos, aunque es posible que muramos de miedo o por la impresión de vernos a nosotros mismos. Que la Virgen me perdone si no lo he explicado tal como es, pero intento decirle, con arreglo a lo que sé, cómo será el Aviso ese día.

P. ¿"Viste "algo u "oíste hablar" acerca del Aviso?

R. La Virgen me habló de su llegada.

P. ¿Si el Aviso sólo dura unos minutos, lo recordará el mundo como algo procedente de Dios o parecerá simplemente un sueño o una ilusión?

R. Nunca he dicho que el Aviso dure sólo un instante. Lo que he dicho es que aunque sea un momento, será muy impresionante y terrible. Nadie tendrá la menor duda de que procede de Dios y que no se trata de algo humano. Yo, que sé en qué consiste, temo mucho ese día.

P. Hace ya muchos años nos dijiste que el suceso que acompañará al Aviso comienza con la letra "A". Puesto que Nuestra Señora nunca te prohibió revelarlo, ¿podrías decirlo ahora?

R. No lo prohibió, pero no sé por qué no lo he dicho y me parece que no debo decirlo ahora.

P. En cierta ocasión dijiste al padre Marcelino Andreu: "Cuando se vea el Aviso, se sabrá que hemos llegado al final de los tiempos ". ¿Puedes explicamos qué quisiste decir?

R. La Virgen nos dijo que el Aviso y el Milagro serán las últimas advertencias o acontecimientos públicos que nos dará Dios. Por ello creo que después nos encontraremos cerca del fin de los tiempos.

P. ¿Tienes algún consejo que dar a la gente para que se prepare para este suceso?

R. Siempre debemos estar preparados, de modo que haya paz en nuestras almas y no nos aferremos tanto a las cosas de este mundo. En lugar de ello, debemos pensar con mucha frecuencia que estamos aquí para ir al cielo y ser santos.

 

 

Agosto, 1980 [GARABANDAL, enero-marzo de 1984.]

 

P. ¿Nos hará daño o nos herirá el Aviso?

R. No, Para mí, es como dos estrellas... que chocan entre si y hacen un ruido enorme y despiden gran luz pero no se caen. No nos va a herir físicamente, pero vamos a verlo. En ese momento, veremos nuestra conciencia. Veremos todo lo malo de nuestras acciones.

P. ¿Vamos a ver todo lo malo de nuestras acciones?

R. Sí, y también veremos el bien que hemos dejado de hacer.

 

 

 

 

Mari Loli 

 

27 de Julio de l975   [NEEDLES, otoño de 1975]

 

P. Has dicho que sabes el año del Aviso. ¿Puedes decirnos si ocurrirá en los próximos años o si está reservado para un futuro más distante?

R. No, no puedo decir nada.

P. ¿Te prohibió la Santísima Virgen hablar del Aviso?

R. No, pero como el Aviso y el Milagro ocurrirán el mismo año,* Nota de la Redacción: Mari Loli ha aclarado que "el mismo año" significa un período de doce meses. creo en mi interior que es mejor no decir nada.

P. ¿Cómo sabes que el Aviso y el Milagro ocurrirían el mismo año?*

R. Durante una aparición -no recuerdo exactamente cuándo- la Santísima Virgen me lo dijo.

P. Has dicho en otra ocasión que cuando ocurra el Aviso todo se detendrá, hasta los aviones que vuelen por los aires. ¿Es esto cierto?

R. Sí, pero sólo unos pocos minutos.

P. ¿Quiere decir que todo parará en un momento dado y que en ese momento se producirá el Aviso?

R. Sí.

P. ¿Cuándo te fue revelada esta información?

R. La Santísima Virgen me lo dijo durante una aparición.

P. ¿Recibiste toda esta información en una sola aparición o te lo dijo Nuestra Señora en el transcurso de varias apariciones?

R. Me lo dijo en una sola aparición. No recuerdo ahora si me habló del Aviso en otras apariciones.

P. ¿Sabes cuánto tiempo durará el Aviso?

R. Unos pocos minutos.

P. ¿Tienes miedo del Aviso?

R. Sí, como todo el mundo, tengo defectos y faltas, y el Aviso me los mostrará. Eso me atemoriza.

P. ¿Qué más puedes decimos sobre el Aviso?

R. Todo cuanto puedo decir es que el día está muy cerca y que es muy importante que nos preparemos porque será algo terrible. Nos hará conscientes de todo el mal que hemos hecho.

 

Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

 

P. ¿Has hablado alguna vez con Conchita de las fechas del Aviso, ya que sabes el año, y del Milagro, que ella conoce?

R. Nunca he hablado con Conchita de esas fechas.

[Mari Loli, a la edad de 12 años, inmediatamente después de que empezaron los éxtasis en 1961. Hoy, con su marido y tres hijos, vive en el estado de Massachusetts, Estados Unidos.]

P. ¿Tienes algún consejo que dar a la gente para que se prepare para el acontecimiento?

R. Que hagan mucha penitencia, -que hagan sacrificios, que visiten al Santísimo Sacramento todos los días que puedan, que recen el Santo Rosario diariamente.

 

29 de Septiembre, 1978 [THE CALL OF GARABANDAL, abril-junio de 1984]

 

P. Ya que tú eres la persona que más sabe acerca del aviso, ¿puedes decirnos si este acontecimiento ocurrirá antes del Milagro que se nos ha prometido por mediación de Conchita González?

R. Todos lo experimentarán, dondequiera que estén y cualquiera que sea su condición o su conocimiento de Dios... Será una experiencia personal e interior. Parecerá como si el mundo se hubiera detenido... pero nadie será consciente de eso porque todos estarán completamente ensimismados y viviendo su propia experiencia.

P. Refiriéndonos ahora a la naturaleza del Aviso, ¿cómo vamos a sentirlo?

R. Va a ser como un sentimiento interno de pena y dolor por haber ofendido a Dios. Dios nos ayudará a ver claramente el daño que le causamos a Él y todas nuestras malas acciones. Nos ayudará a sentir este dolor interior porque muchas veces cuando hacemos algo malo, nos limitamos a pedir Su perdón de boca para afuera, pero ahora (gracias al Aviso) nos ayudará a sentir físicamente ese profundo dolor.

 

19 de Octubre, 1982 [GARABANDAL, enero-marzo y abril-junio de 1983]

 

P. ¿Recuerdas lo que la Santísima Virgen te dijo acerca de la tribulación comunista que ha de preceder al Aviso?

R. Parecerá que los comunistas se han apoderado del mundo entero y será muy difícil practicar la religión, que los sacerdotes puedan decir misa o que el pueblo pueda abrir las puertas de las iglesias.

P. ¿Es eso lo que querías decir al afirmar que parecerá que la Iglesia ha desaparecido?

R. Sí.

P. ¿Será debido a las persecuciones religiosas y no a que la gente deje de practicar su religión?

R. Sí, pero supongo que mucha gente dejará de practicar. Quienes la practiquen tendrá que hacerlo clandestinamente.

P. ¿Ocurrirá únicamente en Europa o también aquí, en los Estados Unidos?

R. No sé, porque en ese momento, Europa era para mí el mundo entero. Sencillamente, supuse que era así. La Santísima Virgen no especificó el lugar. A mí me pareció que sería en todas partes.

P. Hay en día, el comunismo domina aproximadamente el 67% del planeta. ¿Crees que es suficiente para que se cumpla la profecía de Nuestra Señora?

R. Sinceramente, no lo sé. A mí me pareció que sería más grave.

P. Dicho en otras palabras, ¿crees que la situación será peor que ahora?

R. Eso es lo que creí, basándome en las palabras de la Virgen, pero no lo sé exactamente en realidad. A mí me pareció más bien que eran todos los países del mundo, los lugares que vi mentalmente. En muchos países europeos todavía se puede practicar la religión.

P. Entonces, ¿la situación mundial no es aún lo bastante mala para que suceda el Aviso?

R. No va a ocurrir todavía, así que es probable que las cosas empeoren.

P. Dijiste que a los sacerdotes les resultaría muy difícil poder decir misa. ¿Te lo dijo la Santísima Virgen o lo pensaste tú misma, a raíz de la profetizada tribulación comunista?

[Mari Loli, con las otras videntes en éxtasis, eleva un rosario para que Nuestra Señora lo bese. Actualmente Loli, a los 41 años de edad, reza los 15 misterior del rosario todos los días con su marido, Frank. Recomienda rezar el rosario diariamente como preparación para los acontecimientos sobrenaturales que se avecinan.]

R. Según recuerdo, me lo dijo la Virgen.

P. ¿Y dijo la Virgen que parecería como si la Iglesia hubiera desaparecido ?

R. Sí.

P. ¿Dijo la Santísima Virgen que el Santo Padre se vería obligado a marcharse de Roma cuando se produjera el Aviso?

R. No, pero lo que me pareció a mí -tal vez en ese momento confundiera en mi mente lo que yo veía y lo que decía la Santa Madre, porque han pasado tantos años- fue que el Papa tampoco podría estar en Roma abiertamente, ¿me entiende usted? A él también se le perseguiría y tendría que esconderse como todos los demás.

P. Dijiste que cuando llegue el Aviso, los aviones se detendrán en el aire y que todos los motores se pararán. ¿Te dijo
esto la Santa Madre?

R. Dijo que todas las cosas en todas partes se detendrán por un momento y que todos pensaríamos y nos miraríamos por dentro.

P. ¿Habrá ruidos que acompañen al Aviso, como por ejemplo el soplar del viento?

R. Como yo lo vi entonces, era más bien como un enorme silencio, como una sensación de vacío. Todo estaba muy silencioso. Así es como lo vi.

P. Hace siete años dijiste que el Aviso llegaría pronto. Muchas personas pensaron que ocurriría por estas fechas
¿Qué dirías hoy?

R. Es pronto. Todo me parece pronto porque el tiempo pasa muy rápidamente.

P. Tú eres la única persona que sabe el año del Aviso ¿Lo dijiste alguna vez a alguien, por ejemplo, a algún sacerdote?

R. No.

P. ¿Estará el mundo en guerra cuando llegue el Aviso?

R. (No hay respuesta).

 

 

 

Jacinta 

 

17 de Agosto, 1975 [NEEDLES, invierno de 1976.]

 

P. ¿Te habló Nuestra Señora alguna vez. sobre el Aviso?

R. Sí, me habló de él, pero nunca me dijo el año...

 

Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿Puedes decirnos cómo será el Aviso?

R. Se verá primero en el aire, en todo el mundo, e inmediatamente se trasmitirá al interior de nuestras almas. Durará un tiempo muy breve, pero parecerá muy largo por efecto que producirá en nuestro interior. Será para el bien de nuestras almas, para que podamos ver en el interior de nosotros mismos, en nuestra conciencia, el bien* (*Conchita dice que sólo veremos nuestras malas acciones.) y el mal que hemos hecho. Sentiremos un gran amor hacia nuestro Padre y Madre celestiales y pediremos perdón por todas nuestras ofensas.

[Jacinta, al principio de las apariciones. Vive ahora en California, Estados Unidos, con su marido, Jeff, y una hija, María Jacinta.]

P. ¿Experimentará el Aviso todo el mundo, independientemente de sus creencias religiosas?

R. El Aviso es para todo el mundo, porque Dios desea nuestra salvación. Su finalidad es que nos acerquemos más a Él y tengamos más fe. Por consiguiente, debemos preparamos para ese día, pero no esperarlo con temor, porque Dios no envía las cosas para causar terror sino con justicia y amor, para el bien de todos sus hijos, para que alcancen la dicha eterna y no se condenen.

 

Agosto, 1979 [GARABANDAL, julio-septiembre de 1982]

 

P. ¿Recuerdas algo acerca de una gran tribulación, el comunismo?...

R. Sí, era una invasión, bueno, algo que me pareció como una invasión; algo muy malo en lo que el comunismo jugaba un papel muy importante, pero ya no recuerdo qué países o regiones se veían afectadas. La Santísima Virgen insistió en que rezáramos (para evitar que sucediera). Estos graves acontecimientos tendrán lugar antes del Aviso, que ocurrirá cuando la situación esté en su peor momento.

 

16 de Abril,1983 [GARABANDAL, julio-septiembre de 1983.]

P. En 1979, en una entrevista [párrafos anteriores], refiriéndote a la tribulación comunista dijiste "me pareció como una invasión". ¿Viste escenas de esta invasión?

R. A veces confundo invasión con persecución.

P. También dijiste que cuando las cosas estuvieran en su peor momento, ocurriría el Aviso. ¿Cómo lo sabes? ¿Te lo dijo la Virgen o lo viste en una visión?

R. La Virgen dejo que el Aviso llegaría cuando la situación estuviera en su peor momento. Tampoco se tratará únicamente de la persecución, porque muchos ya habrán dejado de practicar la religión.

P. Cuando llegue el Aviso, será visto y sentido por todas las personas del planeta. ¿Incluidos los niños pequeños que todavía no tengan uso de razón?

R. Sí, y por eso sentimos mucha pena por ellos, porque será una experiencia aterradora.

P. ¿Puedes decimos algo acerca de la situación mundial cuando llegue el Aviso?

R. Será mala.

 

EL MILAGRO

 

Jacinta

 

Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

 

(La Santísima Virgen nunca le habló a Jacinta del Milagro. Dice que cada vez que le preguntaba a Nuestra Señora al respecto, sencillamente respondía: "Todos creerán".)

 

Marí Loli

 

Febrero,1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

 

P. ¿Se te habló del Milagro en una aparición, y en ese caso, quién te lo dijo?

R. La Santísima Virgen me lo dijo

P. ¿Qué sabes del Milagro?

R. Todo cuanto sé es que ocurrirá dentro de un año a partir del Aviso.

P. ¿Iréis tú y tu familia a Garabandal para ver el Milagro?

R. Si Dios lo quiere.

 

Conchita

 

1973 [GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]

 

P. ¿Qué ocurrirá ese día (el del Milagro)?

R. Le diré todo cuanto puedo, tal como me lo dijo la Virgen. Me dijo que Dios iba a hacer un gran Milagro y que no habría ninguna duda de que fuera un Milagro. Vendrá directamente de Dios, sin intervención humana. El día llegará- y la Virgen me dijo el día, mes y año, así que sé la fecha exacta.

P. ¿Cuándo será ese día?

[El 18 de Junio de 1965, Conchita recibió el segundo Mensaje de San Miguel mientras la multitud se arremolinaba en torno suyo. Conchita, que es la mayor de las videntes, también tiene la mayor responsabilidad; anunciar la fecha del Milagro con ocho días de antelación.]

R. Llegará pronto, pero no puedo revelarlo hasta ocho días antes de la fecha.

P. ¿Qué sucederá exactamente ese día?

R. No me está permitido decir exactamente lo que va a suceder. Lo que sí puedo revelar es que la Virgen dijo que todos los que estuvieran presentes allí (en Garabandal) ese día, lo verían. Los enfermos que estén allí quedarán curados, cualesquiera sea el mal que padezcan o la religión que profesen. Pero tendrán que estar allí.

P. ¿Dijiste que el día del Milagro los que estén presentes se convertirán?

R. La Virgen dijo que todos los que estuvieren presentes creerán. Verán que viene directamente de Dios. Todos los pecadores que estén presentes se convertirán. También dijo que se podrán sacar fotografías del Milagro y televisarlo. Además, desde ese momento quedará grabada una señal permanente en los pinos, que todos podrán ver y tocar pero no sentir. No puedo explicarlo.

P. El día del Milagro, ¿habrá alguna señal extraordinaria no hecha por el hombre?

R. Sí, y esa señal perdurará hasta la consumación de los siglos.

P. ¿Dijiste que esta señal podrá televisarse y fotografiarse, pero que no podrá sentirse al tacto?

R. Será como el humo, que se puede tocar sin palparlo.

P. Respecto a los enfermos...la Virgen habló de alguien en particular, de un ciego llamado Joe Lomangino. ¿ Qué dijo de él?

R. Dijo que recobraría la vista el día del Gran Milagro. También habló de un niño paralítico cuyos padres son de mi pueblo (Garabandal). Este niño también sanará. Esas son las únicas dos personas de quienes hablo.

P. ¿Puedes decimos algo del padre Luis Andreu?

[Joey Lomangino, fundador de la organización The Workers of Our Lady of Mount Camel (con sede en los Estados Unidos y que se dedica a difundir el Mensaje de Nuestra Señora), y director de la revista GARABANDAL. Nuestra Señora le hizo una promesa: que tendrá unos nuevos ojos el día del Milagro.]

R. Sí, Este sacerdote venía a la aldea con frecuencia a ver si las apariciones eran ciertas o no. Al cabo de cierto tiempo, creyó en ellas. En cierta ocasión, mientras nosotras estábamos en éxtasis en el pinar, empezó a gritar: "¡Milagro!", ¡Milagro!, ¡Milagro!" Cuando esto sucedía, dijo la Virgen: "En estos momentos el sacerdote me está viendo a mí y al Milagro que ocurrirá"

P. El padre Luis, ¿estaba realmente viendo el Milagro?

R. Sí. Ese mismo día, de regreso a casa, les dijo a sus amigos: "Este es el día más feliz de mi vida. ¡Qué Gran Madre tenemos en el Cielo! Las apariciones son verdaderas". Y al pronunciar estas palabras, murió.

P. ¿No dijo la Virgen que el día del Milagro ocurrirá algo con respecto al padre Andreu?

R. Sí. Dijo que el día del Milagro se descubrirá que su cuerpo está incorrupto.

 

7 de Febrero, 1974 [NEEDLES, primavera de 1974.]

 

P. ¿Llevarás al niño * al Milagro? [* En el momento de esta entrevista, Conchita esperaba su primer hijo. Dio a luz a la pequeña Conchira (Conchiitna) en Abril.]

R. Ni siquiera sé si yo iré. [Al pedirle que fuera más explícita, Conchita dijo:] Claro que quiero ir, pero no sé si las circunstancias lo permitirán. No es necesario (para que ocurra el Milagro) que yo esté allí.

P. Has dicho que el Milagro de Garabandal coincidirá con un gran acontecimiento en el seno de la Iglesia. ¿Te dijo Nuestra Señora en qué consistirá, y puedes añadir algo a lo que ya has dicho sobre este tema?

R. Sí, yo sé en qué consiste el acontecimiento. Es un hecho singular en la Iglesia que ocurre en contadas ocasiones y que nunca ha sucedido en mi vida. No es nada nuevo ni extraordinario, sencillamente es algo raro, como la definición de un dogma, algo que afectará a toda la Iglesia. Ocurrirá el mismo día que el Milagro, pero no como consecuencia de éste sino por pura coincidencia.

P. ¿Cómo anunciarás el Milagro?

R. No lo sé exactamente. Más concretamente, a medianoche (ocho días antes del Milagro), llamaré a Joey (Lomangino), a la radio, la televisión, y a todos los que crea que puedan ayudarme a propagar la noticia rápidamente. No estoy preocupada. Sé que si la Santísima Virgen quiere que uno esté allí, allí estará.

P. Joey ha dicho que irá a Garabandal inmediatamente después del Aviso. ¿Sabes cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro?

R. Es buena idea que Joey vaya a Garabandal, pero no sé cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro.

P. Piensas con frecuencia en el día del Milagro, y esperas, con impaciencia, que lleguen el Aviso y el Milagro?

R. A veces me parece que están muy lejos y otras que son inminentes. Me parecen muy cercanos cuando pienso que la gente no responde al Mensaje, porque después del Milagro es posible que haya un castigo. Lo espero con impaciencia, si. La Santísima Virgen nunca miente. Para que las palabras de la Virgen se cumplan, deben producirse el Aviso y el Milagro. Todo constituye un único mensaje.

P. En las dos ocasiones en que Nuestra Señora te habló de Joey, ¿te dijo algo más, aparte de la profecía sobre sus ojos?

R. Acerca de Joey, todo cuanto recuerdo ahora es que la Santísima Virgen me dijo que en el momento del Milagro, Joey tendría nuevos ojos y que a partir de entonces vería permanentemente.

 

Febrero,1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

 

P. ¿"Viste" el Milagro o se te habló de él?

R. La Virgen me lo dijo y me hizo entender exactamente en qué consistirá.

P. ¿Estabas sola o con las otras niñas cuando Nuestra Señora te habló del Milagro?

R. No recuerdo.* [ Nota de la Redacción: Según las notas del padre Valentín Maríchalar, sacerdote de Garabandal en esta época, Conchita estaba sola cuando recibió este mensaje.]

P. ¿Como será el Milagro?

R. Aunque intentara explicarlo, no podría hacerlo bien. Es mejor esperar y verlo.

P. ¿Querrías volver a repetir la información referente a los meses durante los que podemos esperar que ocurra el Milagro?

R. De Marzo a Mayo.

P. Algunos dicen que el modo en que anunciarás el Milagro será en sí un "Milagro". ¿Podrías explicarlo?

R. Creo que el modo en que se anunciará será otro milagro, porque se trata de una gran responsabilidad para mí y me va a hacer falta un milagro para decirlo.

P. Si me encuentro lejos del pueblo, en las montañas, pero puedo ver los pinos, ¿veré claramente el Milagro? Si estoy enfermo, ¿me curaré a esa distancia?

R. Podrá presenciar el Milagro claramente, y si Dios lo quiere, se curará.

P. Se ha dicho que en otros lugares de los EE. UU. y Europa, se podrán visitar otros santuarios marianos y ser curados ese día. ¿Qué sabes al respecto?

R. La Virgen no nos dijo nada sobre este particular.

P. Los que crean firmemente que se producirá el Milagro pero no puedan asistir debido a sus circunstancias, por ejemplo, por ser sacerdotes y religiosos de clausura, ¿recibirán alguna gracia especial ese día?

R. Personalmente, no lo sé. Depende de las personas, de sus deseos, de su fe, de su sacrificio y obediencia.

[Hace muchos años, el abuelo de Conchita plantó los pinos sobre una loma que dominaba la villa de Garabandal, sin soñar con que un día jugarían un papel importante. Nuestra Señora dijo a Conchita (la principal vidente) que después del Milagro, quedaría una señal permanente y sobrenatural en el Pinar que podría ser vista, fotografiada y televisada pero no tocada.]

 

                                                                 

 

 


 

 
 

 + 21.04.2009 Fallecimiento de Mari Loli Mazón González

 

Con gran tristeza se informó anoche tarde del fallecimiento en Boston de Mari Loli Mazón González de Lafleur (vidente de Garabandal) después de una larga enfermedad.

Pedimos Oraciones para ella y por su familia. Muchas gracias!!!

Dios la tenga en su Santa Gloria y que esté para siempre reunida con su Mamá del Cielo a quien tanto quería.


 

 

Una carta de Mari Loli al P. Retenaga, fechada el 13 de octubre de 1963, y cuyo texto ha llegado a través de una copia hecha por doña María Herrero de Gallardo:


Reverendo don Luís:

Para que vea que cumplo lo que le prometí, voy a decirle algunas cosas...

La Virgen me hace comprender cuándo un sacerdote está en pecado, dándome a entender que necesita mucha oración y sacrificio por él. También me da a entender la Crucifixión en la santa misa. Me hace reconocer también cuándo una persona necesita que se rece por ella; y una vez me dijo de una persona, que no rezaba el rosario, y la persona ésa me mandó que le dedicase una estampa, y yo en ella le puse que tenía que rezar el rosario, y ella entonces se echó a llorar y me dijo: "¿Quién te ha dicho que yo no rezo el rosario?", y luego me ha escrito y me ha dicho que desde aquel día ya no ha dejado de rezarlo.

Bueno, Padre, otra vez le contaré más, porque ahora le escribo desde la cama, que mañana hay que ir a la yerba a un prado que es de todo el pueblo y hay que madrugar...

Ahora ya es otro día, y voy a ver si tengo más tiempo para escribir. Pues, en una locución en que yo hablaba con la Virgen y le pedía que me diese una cruz para sufrir por los sacerdotes, Ella me dició (dijo) que llevaría todo con paciencia (Ya el santo cura de Ars solía decir que "una hora de paciencia vale ante Dios por varios días de penitencia".), y que sería humilde, que era lo que más le agradaba a Dios. Yo le decía: "¿Me voy a morir pronto?", y Ella me dijo: "No, tienes que quedarte en el mundo para sufrir; en cualquier parte que estés, sufriendo estarás".

Yo le decía:

"¡Qué mis padres crean!" (Es cosa bien conocida que los padres de Loli, muy especialmente Ceferino, mantuvieron las mayores dudas sobre la "verdad" de lo que ocurría a su hija, y ésta encontró aquí una larga y pesadísima cruz.), y Ella me decía:
"No creen, para que tú tengas más sufrimiento; súfrelo con paciencia."
Me decía también:
"Reza todos los días el rosario."
Me decía:
"Pide por los sacerdotes, que hay algunos que cada día necesitan de más sacrificios por ellos"
Yo le decía otra vez:
"¿Por qué mis padres no creen?",
y Ella me decía:
"Porque tienes que sufrir. Sí, tienes que sufrir mucho en este mundo."
Yo le decía:
¿Qué sacrificios tengo que hacer?.
y Ella me decía:
"Tienes que ser más obediente..."
Yo le decía
que una vez iba por un camino, y de pronto se me apareció un señor vestido de largo, con pelo largo, y me dijo: "Tengo hambre", y yo, que iba con la merienda en la mano, se la di, y de pronto desapareció, sin yo saber cómo, y quedé muy asustada;
y le dije:
"¿Quién era aquel señor?"
Y Ella se sonrió y no me dijo nada.
No le pongo más: no dirá que le he puesto poco (Sí, esta carta es excepcionalmente larga; casi todas constan de poquísimas líneas).
Se despide de usted
María Dolores Mazón

 

 

 

 

ÉXTASIS DE LAS NIÑAS AÑO 1961

 

 

 

PADRE PÍO Y GARABANDAL

 

 

 

 

PROFECÍAS Y REVELACIONES SOBRE "EL GRAN AVISO DE DIOS A LA HUMANIDAD"